Aptitudes de un tripulante de cabina

curso de tripulante de cabina madrid

Aptitudes de un tripulante de cabina

Si estás interesado en nuestro curso de tripulante de cabina en Madrid, puede que quieras saber antes qué tipo de aptitudes se espera que tengan estos profesionales. Las vemos en las siguientes líneas, en este nuevo post del blog que te invitamos a leer. 

En los últimos años, ha crecido la demanda de este tipo de formación. Personas que quieren convertirse en tripulantes de cabina o auxiliares de vuelo para trabajar en compañías aéreas. Hablamos de un perfil profesional muy concreto, de alguien a quien le gusten los viajes y que tenga una amplia disponibilidad horaria. Un tripulante de cabina ha de ser alguien proactivo, que sepa escuchar atentamente y adaptarse fácilmente a diferentes situaciones, teniendo habilidades para trabajar bajo presión. Se tratará de un profesional atento y asertivo, que preste atención a los detalles y sepa trabajar en equipo. Es esencial que sepa cómo reaccionar ante emergencias médicas. Por ello, en Aerofan formamos a nuestro alumnado en primeros auxilios y RCP. Como no, ha de establecer una buena relación con los pasajeros y con el resto del personal del vuelo. 

Otra aptitud que se espera de estos profesionales es la que se refiere a los idiomas. Como mínimo, se exige tener fluidez a la hora de manejarse en inglés. Debe ser alguien con autoconfianza y seguridad para mantener conversaciones en distintos idiomas. Con fluidez verbal y amplitud de vocabulario.

Ha de darse una comunicación basada en el respeto, la amabilidad y el trato personalizado. Desde el punto de vista emocional, este profesional ha de transmitir cercanía y confianza. Dando una respuesta adecuada a cada circunstancia. 

Mención especial merece la imagen personal. Date cuenta de que estos profesionales van a ser la cara visible de sus empresas. Como cualquier profesional de la atención al cliente, deben cuidar su imagen.

¿Cómo conseguir estas habilidades?

Algunas de las habilidades anteriores se pueden tener de forma innata y otras se adquieren. Sea como sea, es importante contar con una formación especializada sumada a una buena dosis de vocación. Esta formación ha de hacerse en centros homologados por la AESA, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.